Los desechos extraterrestres no tienen precio

Spanish

Por Morris Jones, METI Internacional, Consejo Consultivo

“La arqueología es basura (Archaeology is Rubbish)”. Ese es el título de un libro relacionado con una bien conocida serie de televisión relacionada con el tema. Escavar y sacar los restos enterrados de civilizaciones pasadas es una maravillosa forma de aprender sobre ellas. Podemos entender su nivel tecnológico, su estructura social, sus potenciales vínculos comerciales con otras civilizaciones, su lenguaje y su cultura. La arqueología se ha usado para descubrir y documentar civilizaciones que, de otra forma no hubieran dejado evidencia perdurable de su tiempo en la Tierra. Irónicamente, la mayoría del material recuperado por las excavaciones no son elaborados sarcófagos de oro. Es realmente basura, al menos para los estándares de la civilización que produjo (y desecho) el material. Aun así, el conocimiento producido es invaluable.

 

Los desperdicios de épocas anteriores son pues, considerados valiosos, aun cuando procede de otros humanos viviendo en áreas del mismo planeta, de épocas que no ocurrieron hace mucho en la escala del cosmos. Imagine entonces, que tan valioso consideraríamos el descubrimiento de basura de una civilización extraterrestre.

 

La Búsqueda de Inteligencia Extraterrestre puede dividirse en dos modalidades. Existe una búsqueda de señales o emisiones de extraterrestres, que podría ser cualquier cosa, señales de radio, destellos láser, ondas gravitatorias ondulando por el espacio. Ese es SETI en su forma habitual. También existe un pequeño pero importante movimiento de búsqueda de artefactos extraterrestres. Algunas veces se realiza con telescopios, buscando grandes estructuras como esferas de Dyson. Estas son hipotéticas cubiertas rodeando sistemas solares enteros, absorbiendo la mayor parte de la energía de la estrella en su interior. También ha existido una pequeña búsqueda para encontrar pequeños artefactos de extraterrestres. No recibe mucha atención, simplemente porque no se ha encontrado nada. Nadie a encontrado basura extraterrestre en la Tierra, la Luna, planetas cercanos o en el espacio. Pero eso no significa que nuestra primera evidencia de una civilización extraterrestre no será descubierta de esa manera.

 

Consideremos el planeta Tierra. Somos una civilización despegando en viajes espaciales, recién probando los límites de nuestro propio sistema solar. Pero ya tenemos un problema de basura espacial. Existe tanto material espacial en órbita de  la Tierra que es un riesgo de seguridad para las naves espaciales y los astronautas. Cada vez que una nave es lanzada al espacio profundo, usualmente lleva una pequeña flotilla de partes de desecho que vuelan en la misma trayectoria. Pueden ser desde etapas de cohetes a tornillos.

 

Nuestra propia “basura” arqueológica se esta filtrando en el cosmos. Es razonable asumir que otras civilizaciones han lanzado naves sonda al espacio profundo, y hayan llenado el cosmos con artefactos grandes y pequeños. Sin considerar sondas interestelares inteligentes y las brillantes placas pictográficas que tanto queremos. Estadísticamente, es mas probable que encontremos basura de varios tipos.

 

Es cierto, esto no esta entre los primeros puestos de la lista de deseos de la mayoría de los cazadores de extraterrestres. Queremos una enciclopedia extraterrestre. Queremos una nave de las estrellas. Queremos conocer a los extraterrestres en persona. Pero actualmente, no tenemos nada de ellos. Una pieza de basura sería verdaderamente invaluable.

 

Como la arqueología en la Tierra, se puede extraer gran cantidad de información de un artículo mundano fabricado por extraterrestres. El hecho mas importante sería confirmar que no estamos solos en el Universo. Podríamos analizar el material y posiblemente hacer deducciones sobre su manufactura. Pero aun existirían muchas incertidumbres. Los arqueólogos de la Tierra pueden deducir mucho de tan poco precisamente porque tienen información previa para hacerlo. Saben todo sobre los humanos. Conocen las consistencias entre civilizaciones. Saben que algunas cosas se siguen reinventando. Un fragmento aislado de basura del espacio profundo probablemente no se beneficiaria de tales conocimientos. Tristemente, lo mas probable es que no sepamos nada de la especie que lo produjo, asumiendo que no tengamos nada para usar como referencia.

 

Esto hace que la búsqueda de artefactos extraterrestres parezca potencialmente frustrante, pero tal problema es común a todas las áreas de SETI. Podríamos descubrir una transmisión extraterrestre. Podríamos confirmar que es artificial, y no una fuente astrofísica natural. Pero tal vez sea lo único que podamos deducir con seguridad. Quizás no la entendamos si usa un lenguaje, o algún tipo de información codificada. Tal vez tampoco sepamos nada de quien envía la señal o porque.

 

Una señal interceptada posiblemente no sea un faro dirigido al Universo. Podría ser simplemente un mundano haz de radar alienigena, o una emisión de energía accidental. La civilización que lo produjo podría no estar intentando contactarnos. Eso es correcto para la mayoría de la arqueología terrestre.

 

Algunas veces, debes trabajar con lo que tienes. La comunidad SETI no es melindrosa con lo que encuentra. Solo queremos encontrar alguna evidencia de que la humanidad no esta sola en el Universo. Pero lo que sea que encontremos, haremos lo mejor para asegurarnos de que aprendamos tanto como sea posible aun del mas débil 'blip', o el mas pequeño fragmento. La comunidad SETI también tiene  se ve beneficiada del trabajo de académicos y científicos de muchas disciplinas. Esto asegura que la cualquier evidencia será estudiada desde todos los ángulos. Con un enfoque amplio y multidisciplinario, un abundante festín de conocimiento será horneado de aun pequeños bocados de ingredientes crudos.