Máquinas inteligentes: un dilema humano 

Spanish

Por Morris Jones, Miembro de consejo asesor de METI International. 

La ciencia ficción ha estado por delante de la realidad durante décadas. En el futuro, la humanidad va a construir máquinas inteligentes. Estas máquinas podrían llegar a ser más inteligentes que nosotros. Eventualmente ellas podrían decidir que no necesitan a la especie que las crearon. A continuación vendría el exterminio de la raza humana. 

El temor a las máquinas inteligentes parece que está imbuido en nuestra psique colectiva. Durante gran parte de la historia, los humanos han estado amenazados por animales salvajes y otras fuerzas del mundo que estaban fuera de su control. En esta sociedad moderna e industrializada, poco nos preocupa el ser devorados por tigres dientes de sable. La mayoría de las cosas que amenazan nuestra vida parecen ser inducidas, directamente o no, por otros seres humanos. Pero el miedo permanece. Algo de éste es instintivo sin duda, pero otra parte de este miedo es fundado en un razonamiento contemporáneo. 

La industrialización ha sido una fuerza profundamente disruptiva para la humanidad. Es importante notar que la palabra “disruptiva” es tanto positiva como negativa. Hace siglos la mayoría de nosotros éramos campesinos que apenas producíamos comida suficiente para alimentarnos a nosotros mismos y a nuestras familias. Pasamos por una revolución agraria y después una revolución industrial, y ahora una revolución de la información. En la actualidad, nuestra tecnología y estilo de vida son profundamente diferentes de los de nuestros ancestros. Vivimos más tiempo, podemos viajar prácticamente a cualquier parte del mundo en lugar de apenas salir de nuestros pueblos. También somos insaciables con nuestros dispositivos electrónicos, hasta el punto de que millones de personas presentan un comportamiento adictivo o compulsivo hacia sus teléfonos inteligentes. Estos efectos han sido profundos y no del todo benéficos. Todo tiene una consecuencia. 

Este profundo conocimiento de cómo la tecnología afecta a la humanidad también incrementa nuestras preocupaciones sobre cómo una tecnología aún más avanzada nos podría afectar de maneras que ni siquiera podemos concebir en la actualidad. 

Recientemente, ha habido mucha publicidad sobre las amenazas potenciales para la humanidad que podría plantearse por la inteligencia artificial. Individuos prominentes han donado dinero y establecido bases para contrarrestar la amenaza potencial de estas máquinas. Las preocupaciones aumentan por la posibilidad inminente de que los sistemas de armas autónomos que no requieran el permiso de los operadores humanos antes de disparar. 

La comunidad SETI no es inmune a estas consideraciones y ha agregado algunos problemas útiles a todo el debate. 

Los practicantes de SETI hace mucho han teorizado que cualquier civilización extraterrestre con la que tengamos contacto podría ser tecnológicamente mucho más avanzada que nosotros. Esto podría estar ligado a la esperanza de que ellos sean una especie y civilización más antigua que la nuestra, teniendo más tiempo para desarrollarse. 

Una civilización más antigua (y esperamos, más sabia) podría desarrollar el tipo de inteligencia artificial que los visionarios tecnológicos imaginan y temen. Hace mucho se sugirió que cualquier transmisión que recibamos de otro mundo no será compuesta por organismos biológicos, sino por máquinas. Algunos teóricos de SETI han sugerido también que podría haber maneras de estudiar dicha transmisión para determinar si viene de un ser biológico o de una computadora. 

Además de actuar como emisarios interestelares, ¿por qué otra razón los extraterrestres podrían desplegar máquinas inteligentes? Éstas probablemente servirían a sus propias necesidades en lugar de hablar con otros planetas. 

Las máquinas inteligentes podrían aumentar gradualmente a la biología tradicional.  Un ejemplo del género de ciencia ficción de “ciborgs”, en donde existen personas semi-robóticas. Esto podría usarse para proporcionar fuerza y capacidades adicionales. Las personas que, de otra manera, estarían discapacitadas, podrían tener movimiento y visión. Ya tenemos una industria bien establecida de implantes auditivos biónicos. Se podrían reducir o eliminar enfermedades o debilidades. Entonces tenemos los problemas mentales e intelectuales. ¿Se pueden mejorar las capacidades del cerebro con implantes artificiales? ¿Podemos tener más memoria, mejor inteligencia o acceso instantáneo a la información? 

Este sería un gran avance y un paso que podría incomodar a muchas personas. Pero podría ser sólo un paso intermedio hacia la última transición. Podríamos deshacernos por completo de nuestra biología tradicional y convertirnos en máquinas puras. 

Una sociedad de máquinas podría trascender por mucho, las limitaciones de los organismos tradicionales. Podríamos decirle adiós a las enfermedades, las incapacidades y la muerte. ¿Pero una copia robótica de Juan Pérez puede ser Juan Pérez? Esta es una profunda pregunta sin resolver. ¿Cómo surge la conciencia? ¿Qué es el “yo”? ¿Un robot puede tener alma? Estas preguntas se han debatido incesantemente por biólogos, físicos, filósofos, teólogos y por todos los demás. 

Suponiendo que ésta exista, una civilización robótica probablemente tenga una sociología profundamente diferente a la de una civilización biológica. Muchos aspectos de la sociedad humana están ligados directamente a nuestra biología. Nacemos, necesitamos alimentos, necesitamos protección, nos reproducimos, morimos. Tenemos procesos, rituales, industrias e instituciones ligadas a estos factores. Si quitamos la biología y eliminaremos muchas de estas necesidades. Ahora, ¿deberíamos reiniciar la forma en que se comportan los individuos y la sociedad como un todo? Esto parece inevitable. 

Por lo tanto, una sociedad robótica podría aparecer cuando nuestras máquinas inteligentes se conviertan en nosotros, pero también podría ser una transición voluntaria. 

El tomar en cuenta las implicaciones de una sociedad-máquina es útil para nuestra búsqueda de inteligencia extraterrestre, pero también es útil para contemplar nuestro propio futuro. 

Artículo en inglés: http://meti.org/blog/machine-intelligence-human-dilemma