SETI, imaginando civilizaciones extraterrestres y guerra

Spanish

 

Por John Traphagan, administrador, METI Internacional

A menudo pienso que es interesante que, cuando los científicos imaginan a civilizaciones extraterrestres, normalmente piensan en términos de mundos unificados que tienen solamente una civilización. La imagen es para nada parecida a lo que tenemos en nuestro mundo, en el que tenemos múltiples civilizaciones que se encuentran en conflicto con otras sociedades. El evento "Brexit" que ocurrió hace unos días es un buen ejemplo de qué tan fracturado está nuestro mundo, así como la representación de información sólida que no apoya la idea de que los humanos nos estemos unificando cada vez más.

Cuando imaginamos otros mundos tendemos a visualizarlos de manera distante y crear imágenes que reflejan una representación ficticia y romántica de la vida aquí en la Tierra. En lugar de mundos en conflicto con muchas civilizaciones como en el que vivimos actualmente, muchos científicos de SETI piensan en términos de lo que llamo "la imaginación Star Trek", en la cuál cada mundo forma una civilización equivalente a una unidad geo-política en la Tierra. En otras palabras, pensamos en los mundos extraterrestres como estados o países políticamente unificados.

Hay una gran probabilidad de que ésta sea una visión incorrecta de las civilizaciones en otros planets, pero aún podría sernos útil pensar en la inteligencia extraterrestre si sólo descompusiéramos nuestros supuestos sobre la vida en otros mundos. En efecto, una forma de usar esta imagen es darle la vuelta y pensar en la Tierra desde la perspectiva de un mundo extraterrestre. Esto se presta para un interesante experimento mental.

Imagine que ET instaló algún tipo de dispositivo de observación cerca de la Tierra, digamos hace 6 000 años. De alguna forma ellos han notado lo que parece haber una civilización emergente y piensan que sería interesante estudiar cómo evolucionan las cosas. ET no tiene mucho tiempo para estar observando a la Tierra y el dispositivo de observación no es tan sensible como para mostrar todos los detalles de las maquinaciones políticas a través de la historia de la humanidad. Así que la información no tiene mucho detalle. El resultado es una imágen de ángulo amplio de la Tierra a través de la historia, lo que les dá un sentido general de cómo ha sido la evolución cultural de la Tierra. ET habrá aprendido bastante, de hecho, sobre cómo evolucionan los humanos y formaron sociedades en el tiempo, pero habrán perdido mucho detalle de ésto. Ellos probablemente no entenderán los detalles de Brexit.

Así que, ¿qué le diría dicho dispositivo a ET sobre la Tierra? He pensado al respecto y me doy cuenta de que ET tendrá una imagen sobrecogedora de la Tierra. Y es una imagen en donde nosotros - con nuestras imágenes de cerca y nuestra propia historia- normalmente no asociarían con civilización en este planeta.

Pienso que lo que podría concluir ET es que la Tierra ha estado en guerra durante los últimos 5 000 años, prácticamente sin parar. La primera guerra registrada en la historia parece haber ocurrido en Mesopotamia, alrededor de 2 700 AC entre Sumeria y Elam, y desde afuera pareciera que jamás se ha detenido. Desde ese tiempo, si uno diera un paso atrás y observara de lejos a la Tierra, habría una gran probabilidad de que la guerra sea una característica dominante de la civilización humana. Siempre ha existido guerra en alguna parte de la Tierra. Sube y baja en intensidad, a veces es regional, a veces que cubre la mayoría del planeta. Pero siempre está ahí y puede ser que parezca una larga guerra para un observador externo. Si usted no conoce todos los detalles políticos e históricos, no tendría razón alguna para suponer que nuestra historia ha sido una cadena sin fin de las guerras en lugar de, simplemente, una guerra muy larga.

Desde nuestra perspectiva, esta imagen no sería adecuada. Diferentes sociedades tienen periodos alternos de guerra y paz, nosotros no tendemos a pensar sobre nuestra(s) civilización(es) como caracterizadas por una sola guerra que haya durado 5 000 años, debido a que comprendemos los detalles geopolíticos en los cuales han existido muchas guerras durante ese tiempo, no una única guerra. Pero si vemos a la Tierra desde afuera y tratamos a las sociedades humanas como una sola civilización, entonces esa sería una conclusión razonable sobre nosotros. Desde una perspectiva externa, la civilización humana podría ser caracterizada por una sola guerra que ha durado casi 5 000 años.

Esto muestra la importancia de ver las diferencias entre las perspectivas próximas y distantes así como las dificultades de imaginar vida y civilizaciones en otros mundos, en donde no tenemos mucha información con la cuál trabajar (o en nuestra situación actual, ninguna información en absoluto). Muchos de los científicos de SETI tienden a imponer sur propias suposiciones sobre la inteligencia y la civilización de mundos extraterrestres imaginarios, y dichas suposiciones se forman con ideas sobre cómo es nuestro mundo: 1) podría no ser empíricamente correcto y 2) es poco probable que refleje cómo nos verían desde afuera.

 

El diablo está en los detalles, y nosotros no tenemos ninguno de ellos ya que no tenemos evidencia de inteligencia extraterrestre, pero aún cuando obtengamos evidencia algún día, probablemente no tendremos mucha información y deberemos ser cuidadosos de no imponer las ideas de "Star Trek" (Viaje a las Estrellas), u otro tipo de prejuicios, sobre los datos que lleguemos a recibir. El tratar de dar un paso atrás e imaginar cómo se ve nuestro mundo ante un observador externo es una forma útil de controlar esta tendencia de imaginar otros extraterrestres en términos de imagenes románticas de nosotros mismos.

La perspectiva es importante, quizá sea correcto caracterizar a nuestro mundo como que ha estado en guerra contínua durante 5000 años. El reconocer la potencial diferencia entre cómo nos vemos nosotros mismos y cómo otros podrían vernos es un componente clave para tratar de evitar, en lo posible, nuestras tendencias de influir con nuestras suposiciones sobre la inteligencia y la civilización obtenidas de nuestro conocimiento aproximado sobre la vida en la Tierra, sobre nuestras especulaciones sobre la vida inteligente en otros mundos.

 

(Ilustración de Rlevente.)